Diversos estudios que se han llevado a cabo en los últimos años señalan que los problemas bucodentales quedan reflejados en el terreno de juego.

La SEPA (Fundación Española de Periodoncia e Implantes Dentales) ha llevado a cabo en España informes que explican que las enfermedades periodontales (por ejemplo, infecciones que provocan inflamaciones), que se estudian en cualquier grado superior de higiene bucodental, afectan a las encías, pero también, al resto del cuerpo. Se produce un estado inflamatorio que favorece el desarrollo de enfermedades que abarcan algunas bastante importantes, como diabetes, infecciones respiratorias y enfermedades cardiovasculares.

La doctora Conchita Curull, directora médica y Máster en Periodoncia e implantes, explica que las bacterias presentes en las infecciones “entran en el torrente sanguíneo y desde ahí pueden afectar cualquier parte del cuerpo”. Microrroturas musculares y problemas en los tendones, por ejemplo, que tienen lugar sin que se encuentre un origen concreto. Curull determina que, en muchas ocasiones, esto se debe a la salud bucodental.

Por otro lado, tenemos el ejemplo de la mala oclusión, es decir, el encaje de los dientes; puede llevar a que el paciente sufra problemas cervicales y de equilibrio. Por ejemplo, cuando Pau Gasol llegó a la NBA, le corrigieron la dentadura en muy poco tiempo.

Ronaldo es otro caso de ejemplo en el deporte en el tema que estamos tratando. Durante su estancia en el Real Madrid, le extrajeron una muela del juicio y, después de esto, desapareció la ristra de lesiones musculares que hacía tiempo que iba acumulando.

Por su parte, la University College de Londres (UCL) llevó a cabo una investigación con futbolistas profesionales de Inglaterra y Gales. Se encontraba entre ellos el equipo Manchester United, en el cual, diversos de sus jugadores contaban con problemas bucodentales diversos: gingivitis, caries activas, periodontitis…

La doctora Curull asegura que esto se debe a la ingesta de bebidas energéticas y, en general, por la dieta que siguen estos deportistas, que presentan dolencias en la salud bucodental por encima del resto de la población. “Son alimentos muy ácidos y con alto nivel de azúcar que provoca el doble de sarro y erosión del esmalte”.

Para los deportistas, esta profesional recomienda realizar dos revisiones al año, evitar alimentos ácidos y cepillarse los dientes durante dos minutos después de cada comida.