Hay muchas razones por las que las mujeres desarrollan cáncer ginecológico. El cáncer es provocado principalmente por el daño causado a ciertos genes durante el crecimiento y la propagación de las células malignas de una manera incontrolable. Estas células pueden desarrollarse por malos hábitos como fumar, por la edad, por problemas ambientales o incluso por factores hereditarios. Actualmente, las clínicas más prestigiosas de ginecólogos de Sabadell trabajan para detectar las causas y tratar a sus pacientes.

¿Dónde se produce el cáncer?

Los órganos reproductores femeninos como el cuello uterino, los ovarios, las trompas de Falopio, la vagina y la vulva son el principal foco donde las células crecen anormalmente. Por ese motivo, los diferentes tipos de cáncer ginecológicos son el cáncer de cuello uterino, cáncer de ovario, cáncer de vagina, cáncer de vulva, cáncer de útero y muy raramente también el cáncer de las trompas de Falopio.

  • Cáncer de cuello uterino: El extremo angosto del útero es donde generalmente comienza el cáncer de cuello uterino. Esta área se conecta a la parte superior de la vagina. Se ha descubierto que las mujeres a partir de los 30 años son más propensas a este tipo de cáncer y el virus del papiloma humano las propaga. La tasa de supervivencia de las personas con este tipo es muy alta porque cuando se detecta de forma temprana.
  • Cáncer de ovarios: Los ovarios están presentes a ambos lados del útero y se cree que causan el número más elevado de muertes de los diferentes cáncer que afectan al sistema reproductivo femenino. Si se diagnostica durante las primeras etapas, el tratamiento puede ayudar y aumenta considerablemente las probabilidades de recuperación.
  • Cáncer de útero: El cáncer que ocurre en el útero es cáncer de útero. Tiene forma de pera y se encuentra en la pelvis. Todas las mujeres son portadoras de riesgo, pero el riesgo se multiplica con la edad.
  • Cáncer vaginal. El cáncer vaginal se desarrolla en la vagina, que es una estructura tubular que se encuentra justo debajo del útero y se extiende fuera del cuerpo. Es una de las formas más raras de cáncer de los órganos reproductores femeninos.
  • Cáncer de vulva. La vulva es la porción externa de los genitales femeninos. También es una de las tipologías más infrecuentes de este tipo de tumores.
  • Cáncer en las trompas de Falopio. Los trompas de Falopio son órganos que conectan los ovarios con el útero. Este tipo de anomalía es bastante infrecuente, pero no desconocida.

Los diferentes tipos de cáncer de los órganos reproductivos femeninos manifiestan diferentes síntomas y todos presentan diferentes factores de riesgo. También tienen medidas preventivas diferenciadas. Las pruebas de detección y las revisiones periódicas ayudan a un diagnóstico temprano que a su vez conduce al tratamiento. Este diagnóstico y tratamiento precoces pueden salvar muchas vidas.

El riesgo de desarrollar cáncer ginecológico es común para todas las mujeres. La mejor manera de controlarlo es hacerse una prueba de detección del cáncer con regularidad y recibir el tratamiento requerido lo antes posible.