Formar parte de un equipo deportivo es algo que ofrece una serie de experiencias que difícilmente puede transmitirse con palabras. Además, aporta valores como el trabajo en equipo, el compañerismo y el altruismo.

En muchas ocasiones, especialmente, en lugares como humildes colegios públicos, se forman equipos de un mismo deporte que cuentan sin uniforme propio. O bien, hablamos de un grupo de amigos que juega a un deporte determinado por diversión y querrían contar con un uniforme en común. Por todo ello, se posiciona como una opción económica y eficiente recorrer a la estampación de camisetas deportivas.

Por qué apostar por la estampación de camisetas deportivas

Diseñar un sencillo logo está al alcance de cualquiera. Obviamente, si queremos uno más sofisticado, deberemos recorrer a un diseñador o a algún otro experto que pueda crear uno para nuestro equipo. Pueden ser unas letras que nos definan (el nombre del centro educativo, por ejemplo), el susodicho logo, o ambos. Sin embargo, es recomendable que siempre aparezca un nombre en común por el que puedan llamarnos.

El nombre propio no es necesario incluirlo en nuestra camiseta serigrafiada; no obstante, hacerlo (en la parte superior de la espalda, por ejemplo) puede ser interesante para hacernos sentir como deportistas de élite.

Pero esto no es todo. Destacan un par de ventajas por las que deberíamos tomar en consideración la opción de estampar la decoración de nuestras camisetas de equipo:

Da identidad de equipo. Y esto aporta seguridad a sus integrantes, algo realmente importante a la hora de jugar un partido contra otros equipos.

-Permite controlar la ropa que vestirás. La mejor parte de que nadie pueda obligarte a vestir un uniforme concreto, sino que tú mismo vas a escoger los materiales, es que gozarás de total libertad para decantarte por la ropa más cómoda, por prendas de calidad y con un precio asequible.

Consejos para cuidar la ropa estampada

A la hora de lavar camisetas serigrafiadas, mételas en la lavadora del revés y a una temperatura menor a 30 grados, o propiciarás que el diseño se estropee. Lo mismo ocurre para plancharlas: hazlo con la camiseta del revés y con la plancha a una temperatura baja.

¿Te has decidido ya a apostar por la estampación de camisetas en tu ropa deportiva?