En cuanto comienza la primavera, nuestro cuerpo nos pide pasar más horas al aire libre y desprendernos de capas de abrigo que durante los últimos meses han cubierto nuestro cuerpo. Sin embargo, la llegada del buen tiempo también nos recuerda lo que hasta ahora parecía una cita ineludible en el calendario: la operación bikini. Sin embargo, en este post te presentamos tratamientos estéticos con los que podrás mejorar tu aspecto, como la blefaroplastia láser o la braquioplastia, sin necesidad de pasar hambre.

Los tratamientos más demandados para el verano

Como ya hemos comentado, de cara al verano buscamos mejorar nuestro aspecto y nuestro bienestar, y para ello encontramos tratamiento estéticos que mejoran tanto nuestro rostro como nuestro cuerpo.

Tratamientos para el rostro

Sobre nuestro rostro, uno de los tratamientos más demandados es la blefaroplastia láser, también conocido como operación de párpados, que permite eliminar el exceso de grasa que otorgan un aspecto cansado y envejecido. Para rejuvenecer nuestro rostro de cara a la época estival, el Botox, el ácido hialurónico y el colágeno siguen siendo el rey en la lucha contra las arrugas.

Por otra parte, el resurfacing facial es perfecto para eliminar manchas, verrugas, cicatrices y otras marcas sobre el rostro; sin embargo, para eliminar las arañas vasculares o las manchas provocadas por la exposición del sol, es mejor realizarse un tratamiento de LIP (Luz Intensa Pulsada).

Tratamientos corporales

Respecto a los tratamientos corporales más populares, la fotodepilación láser sigue siendo uno de los mejor valorados, ya que es el medio más rápido y eficaz para olvidarte del vello durante el verano.

Igualmente, para eliminar esos kilos de más y deshacernos de la grasa corporal localizada, la liposucción sigue siendo el método preferido para mejorar nuestro contorno corporal. Otro método similar es la adbominoplastia, que ayuda a conseguir un vientre plano, o la braquioplastia, encargada de eliminar el tejido graso sobrante de los brazos.

Igualmente, al popular aumento o elevación de pechos, en los últimos años también se ha sumado el aumento de glúteos para dar mayor forma y volumen.

Todos estos tratamientos se distinguen por ayudar a mejorar nuestra silueta y nuestro aspecto físico para acercarnos al cuerpo perfecto que nos gustaría conseguir y con el que sentirnos más cómodos, especialmente de cara al verano cuando pasamos más tiempo en la playa, en la piscina y en otros eventos sociales.

Sin embargo, todos estos tratamientos conviene acompañarlos de estilos de vida saludables, con una dieta equilibrada, rica en nutrientes y baja en grasa, así como practicar ejercicio de forma regular, tanto para quemar el exceso de calorías consumidas como para tonificar nuestros músculos sin necesidad de recurrir nuevamente a la cirugía.